Protege tu auto del calor

 

 

Durante la época de calor extremo, es importante que tomes algunas medidas para proteger tu auto y así disfrutar de los recorridos a altas temperaturas.

Aunque muchos conductores piensan en la importancia de tener listo el auto para el invierno, deben saber que también hay que prepararlo para el verano. En muchas partes del país se registran temperaturas muy elevadas que pueden dañar algunos componentes de tu vehículo.

 

Sin embargo, un mantenimiento preventivo puede ayudarte a mantener el auto en buenas condiciones, por eso se recomienda a los conductores que atiendan a cinco sencillos consejos para sobrevivir a esta temporada del año:

1.- El calor afecta la vida de las baterías: Muchos conductores piensan que los problemas de la batería ocurren en invierno, pero el calor también impacta negativamente en la batería aun peor que con el frio.

El calor y la vibración son los peores enemigos de la batería porque llevan a un colapso interno que hará que falle. Debido a que no puedes hacer nada contra el calor, al menos asegúrate de que la batería está bien ubicada y así reducir la vibración.

Otro problema es la evaporación rápida de los fluidos de la batería lo que lleva a la corrosión en distintas terminales y conexiones. Así que mantén limpias las terminales y cables y asegúrate de que los seguros están bien puestos para que no se muevan. Si la batería tiene más de tres años, es buena idea llevarla a revisión para determinar qué tanto tiempo le queda.

2.- Mantén fresco el motor: Los motores trabajan mucho durante la época de calor y el sistema de enfriamiento se encarga de protegerlo de un sobrecalentamiento. Además, los aditivos protegen el radiador y otros componentes internos contra el uso y la corrosión.

Sin un mantenimiento adecuado, las posibilidades de un daño a largo plazo y por calentamiento aumentan. Con el tiempo, el refrigerante se contamina y reduce su capacidad de protección, así que el anticongelante debe reemplazarse  periódicamente como lo recomiende el fabricante.

Los refrigerantes de antes necesitaban cambiarse cada dos años o 24 mil millas pero algunas fórmulas nuevas funcionan hasta por cinco años o 50 mil millas. Ve el manual del propietario para determinar los intervalos de servicio apropiados para tu auto.

Asegúrate de que tienes el anticongelante adecuado al nivel correcto. Como medida de seguridad, nunca quites la cubierta del radiador cuando el motor esté caliente. El refrigerante a altas temperaturas puede causar quemadas severas. Los componentes de hule del sistema de enfriamiento también son susceptibles de deterioro por altas temperaturas. Revisa todas las correas y elementos para garantizar que estén en buen estado ya que con el calor pueden dañarse rápidamente.

3.- Cuidado con el calor en las llantas: Manejar con neumáticos poco inflados no sólo afecta el comportamiento y frenado, sino que también pueden provocar que las llantas se sobrecalienten y se incremente el riesgo de una ponchadura. El problema viene cuando las temperaturas del camino son extremadamente altas.

Las llantas deben inflarse a la presión recomendada por el fabricante, no de acuerdo al número que viene en la pared lateral del neumático. El número correcto se puede encontrar en el manual del propietario o en una calcomanía ubicada casi siempre en la puerta del conductor. Algunos autos usan diferente presión para las ruedas delanteras y traseras.

Además de la presión, revisa el patrón y estado de las llantas, así como cualquier signo de uso inadecuado que puede ser causado por un problema de suspensión o alineación.

4.- El auto también necesita hidratarse: Los fluidos del motor son esenciales para mantener el auto en buen estado. La mayoría no solo lubrica, sino que enfría diversos componentes, pero cuando los niveles están bajos, el efecto se reduce y aumenta la posibilidad de un sobrecalentamiento.

Los conductores deben revisar todos los fluidos del motor como el aceite, líquido de transmisión, de frenos y de volante. Asegúrate de que utilizas el líquido y cantidad adecuado, revisando en el manual del propietario.

5.- Pasajeros frescos son pasajeros felices: Mantener un ambiente de manejo confortable reduce la fatiga, que puede jugar un papel crucial en la alerta y seguridad del conductor.

Con el calor extremo, el funcionamiento óptimo del sistema de aire acondicionado puede ser más que una función de conveniencia. Si no se tiene una temperatura interior adecuada, significa que el nivel de anticongelante puede estar bajo o que hay otra falla. Lleva a revisar con un profesional el sistema de aire acondicionado.

Muchos sistemas de control de clima vienen equipados con un filtro de cabina que evita que fragmentos del exterior se metan al auto. Si eso pasa, el filtro debe ser revisado y reemplazado.

Por si acaso, prepárate para una falla: Aún cuando le des un mantenimiento preventivo, las fallas pueden ocurrir, así que se recomienda que cada conductor tenga un kit de emergencia en el auto y que incluya agua, alimentos no perecederos, cables pasa corriente, lámparas con baterías extra, señales de emergencia, herramientas básicas y un kit de primeros auxilios.  

Aunque la mayoría de las tareas son simples y puede hacerlas el conductor, algunas es mejor que las haga un especialista.

¡Disfruta la época de calor!

 

FUENTE: Univision

Publicado: jul 13, 2011 | 01:07 PM ED